Transformación del modelo comercial:

Coincidiendo con la revolución tecnológica y digital, hemos entrado en un nuevo ciclo. ¡No es, ni mejor ni peor, es diferente.

En esta nueva etapa, como en todas, se puede y debe aspirar al éxito, al crecimiento y satisfacción de accionistas, clientes y empleados. Tenemos que desaprender y reaprende, a competir, con las nuevas claves que caracterizan este nuevo entorno.

Desde el producto hacia el cliente

La creación de valor añadido ya no reside en el producto o el servicio, sino en el cliente. Las ofertas son muy parecidas, y con la globalización y digitalización, sobran productos y servicios.

El éxito comercial, reside hoy en adaptar el producto y los servicios que lo acompañan, incluso haciendo intervenir al cliente en “Co-creación”. Esta manera de hacer, crea acercamiento, empatía, compromiso y fidelización por parte del cliente.

Como hemos podido comprobar anteriormente, es muy importante segmentar muy bien y conocer a fondo los hábitos de compra, las motivaciones, de los clientes. Sin este conocimiento es imposible usar y optimizar el “Big data” así como las redes sociales. Nuevas herramientas y recursos para aportar y usar debidamente por las redes de comerciales de venta y postventa. De esta manera, entablar conversaciones entre ellos de gran valor.

No vendemos un producto, ni un servicio, proveemos al cliente con una “experiencia” que debemos envolver con nuestros productos y servicios, es la única manera, hoy, de crear valor añadido al proceso de venta.

De la lealtad al compromiso

En generaciones anteriores, como es el caso de los Babyboomers, por ejemplo, se anteponía el sacrificio, el sentido de la lealtad y el deber hacia la empresa, que en muchos casos y para responder a esas necesidades, era paternalista.

Hoy con la llegada de las nuevas generaciones, los Millenials, se priorizan los objetivos personales y vitales, rompiendo así, con sentimientos de dependencia o sentido de lealtad.

Para poder interesar y responder a este tipo de motivaciones, sentimientos, comportamientos, la empresa debe apostar por estrategias más “humanistas”. Atendiendo a estas nuevas motivaciones y alineándolas con el propósito y valores de la organización, esta última estará mucho más cerca del éxito.

RESUMIENDO: “Logra “engagement” y multiplicarás tu crecimiento”

De gerente productivo a líder transformador

Las reglas del juego han cambiado, la velocidad también. Quien adapte antes sus estrategias y sepa alinear y motivar a sus equipos hacia ellas, serán líderes.

La resiliencia, la capacidad de desaprender y aprender a adaptarse, el coraje propio del emprendedor, son cualidades indispensables para poder garantizar una continuidad más o menos brillante a tu empresa u organización.

Son esenciales, valores personales, empatía, gran capacidad de comunicación. Entender cómo organizar y ordenar la colaboración y la participación de equipos humanos, hacia la rentabilidad, es parte del éxito del directivo o gerente líder.

“No hay liderazgo sin inteligencia emocional, no hay éxito sin liderazgo,..”

Excelencia en lo conocido e innovación con ambición y determinación

Hemos de educar y preparar a la organización y especialmente a los líderes en la gestión permanente y continua del cambio. Cómo identificar los riesgos para poder prevenir las situaciones adversas con planes de contingencia y así incrementar las probabilidades de éxito. “No hay crecimiento ambicioso sin innovación y la innovación requiere cambio,..”

De Local a Global

No hace falta ser una gran corporación. Hoy en día, no hay idea, producto o servicio que no pueda viajar físicamente o digitalmente a nivel mundial. El crecimiento meteórico del universo online durante la última década ha multiplicado exponencialmente las posibilidades de expansión internacional para las empresas. Al acortar las distancias y derribar las fronteras geográficas, las herramientas digitales al alcance de millones de internautas hacen de cada emprendedor un potencial exportador, listo para dar el salto global con su negocio.

  • Identifica tus oportunidades en el exterior con una mirada estratégica
  • Conecta con las audiencias locales
  • Define un plan de marketing adaptable para cada mercado
  • Diseña una estrategia digital automatizada y escalable
  • Monta un back-office y departamento de exportación para acompañar
De una comunicación artesana a la digitalización

Las redes soy hoy, las grandes protagonistas, influyen en el criterio de compra de los clientes y en la competitividad de los precios de venta. La información y el aprendizaje están disponibles en directo en Internet, para todos.

La red es un canal de comunicación y de ventas bastante económico para acceder a grandes masas. Facebook, Linkedin, Google+, Twitter, Instagram, Youtube,…son nuevos campos donde hay que estar, si uno quiere tener presencia e imagen, y de esta manera forjarnos y reforzamos una marca (branding). La inteligente combinación con otros canales, foros, chats online, directorios online,…viene a enriquecer la comunicación que se va haciendo cada vez más potente, con infinitas posibilidades. La comunicación es emoción, y tanto, el compromiso como la innovación son parte de la compra, esta última siendo, a su vez, un proceso emocional al 100%.

Big data

El Big data nos abre muchas posibilidades de investigación, tanto de resultados sobre el uso de nuestros productos, como la interrelación de productos con servicios cruzados con tipos de clientes diferentes.

De la buena interpretación y análisis de esta fotografía del histórico dependerá el nivel de complicidad y aportación de valor que nuestra propuesta comercial traerá a nuestros clientes.

Estructuras organizativas más flexibles

Con la crisis y reformas laborales emerge un nuevo actor que se va introduciendo en las organizaciones, el “Freelance”. El “outsourcing” ya no se limita al departamento comercial y se generaliza en todos los departamentos y funciones que reportan al director general. Estos cambios, añaden flexibilidad y eficiencia en la estructura de costes. Por otra parte, es un reto para liderar la alineación estratégica con una motivación al compromiso.

Trabajo colaborativo y participativo

Equipos de trabajo, lideran y organizan el proceso de cambio y de innovación. Se forman grupos, o más bien, equipos de trabajo formados por profesionales multidisciplinares independientemente de su nivel y estatus en la jerarquía de las empresas. En las organizaciones por proyectos, suele reinar un tono de participación y colaboración. Son equipos que duran lo que dura el proyecto, hasta integrarse en otro reto. Es una fantástica manera de impulsar la innovación y el sentido de pertenencia, aunque esto requiera profesionales con cierta madurez y actitudes colaborativas.

Con estas estructuras más ágiles u organizaciones por proyecto, se fomenta la cultura de empresa, rompiendo muchas barreras y dando la oportunidad al aprendizaje y a la visibilidad de la persona.

Trayectoria profesional

Las fronteras que separan los sectores de actividad, las multinacionales de las pymes, la vida corporativa de la de emprendimiento, son cada vez más líquidas laxas.

Liderar la carrera es cada vez más importante, buscando aquella posición y camino profesional que nos haga estar en “flow”, orientados al éxito de resultados, reconocimiento y autorrealización.

En el pasado, por un lado iba la estrategia de la empresa y por el otro la del personal, y se trataba de buscar puntos de encuentro entre las dos. Hoy, no alinearlas perfectamente, sería un error para ambos.

Transformando las empresas

¿En qué áreas de la empresa solemos actuar?

¿Quieres saber más?